Martes, 11 de abril de 2006
Imagen


Una nueva prueba de que la movilizaci?n social tiene resultados: el Gobierno Franc?s da marcha atr?s en su pretensi?n de instaurar el despido libre para los j?venes.

Ya lo vimos tambi?n cuando se paraliz? la directiva europea que pretend?a liberalizar la gesti?n de los puertos, y los estibadores llevaron a cabo una fort?sima protesta en su contra.

Estos son s?lo dos ejemplos que debieran hacernos reflexionar, especialmente a todas aquellas personas que aceptan con resignaci?n los dictados de sus gobiernos, con el argumento de que nada se puede hacer contra el poder establecido.

Quiz? todas las movilizaciones no sean tan espectaculares y exitosas como estas, pero siempre son un paso adelante; no podemos derrotarnos a nosotros mismos antes siquiera de haber comenzado la pelea.

Cada cual en su f?brica, en su universidad, en su oficina, en su asociaci?n, tiene la oportunidad de cambiar las cosas: a veces los cambios ser?n hist?ricos, y a veces ser?n casi imperceptibles, pero todos son absolutamente necesarios para avanzar hacia una sociedad m?s justa, m?s igualitaria, m?s solidaria.
Dilo aquí o calla para siempre